SUELO PÉLVICO Y EMBARAZO: MASAJE PERINEAL

de Fabiana Toneatto - Ginecóloga

Cómo cuidar tu suelo pélvico para prepararte para el parto.

https://www.chicco.es/dw/image/v2/BJJJ_PRD/on/demandware.static/-/Sites-Chicco-Spain-Library/es_ES/dwf961c9ad/site/13-Consejos/Articulos/el-embarazo/Masaje_Perineo_en_embarazo.jpg

El embarazo somete a todos los músculos pélvicos a una tensión considerable que debe soportar el peso del útero embarazado. Sería deseable que todas las mujeres embarazadas tomaran conciencia de su suelo pélvico para tonificar y fortalecer los músculos pélvicos que entre otras cosas ejercen un papel fundamental en el mecanismo del parto natural.

QUÉ ES EL SUELO PÉLVICO Y CUÁLES SON SUS FUNCIONES

El suelo pélvico es un conjunto de músculos y ligamentos que cierra el abdomen en la parte inferior y actúa como base de apoyo para algunos de los órganos presentes en la pelvis como el útero, la vejiga y el recto. Su función es precisamente mantener los órganos pélvicos en la posición correcta. La parte más externa se llama perineo.

CÓMO CAMBIA EL SUELO PÉLVICO DURANTE EL EMBARAZO

El aumento del peso del útero durante el embarazo asociado también a la acción de algunas hormonas conduce a un debilitamiento progresivo de la estructura del suelo pélvico. La pérdida del tono muscular implica una mayor tensión sobre los ligamentos y tendones que forman el perineo con un alargamiento irreversible de estas estructuras que a su vez conducen a la pérdida de soporte de los órganos pélvicos.

CUIDADO DEL SUELO PÉLVICO: PREVENCIÓN PRIMARIA EN EL EMBARAZO

El tratamiento del suelo pélvico debe iniciarse ya en edad fértil porque recordemos que son los músculos encargados del placer sexual y entrenarlos significa mejorar el tono. Durante el embarazo el primer abordaje lo representa la prevención primaria, una fase desmedicalizada que debe pasar por una información adecuada con el objetivo de reducir la aparición de problemas pélvico-perineales tras el parto.


El propósito de la prevención primaria es mantener las condiciones de bienestar de un sujeto sano a través de información, actividades, intervenciones y acciones. La información durante el embarazo incluye:

  • Cursos de apoyo al parto.
  • Mantener estilos de vida saludables en una visión holística de la salud.
  • Educación sobre la micción (evitar vicios miccionales).
  • Educación sobre la defecación (corregir el estreñimiento).
  • Evita fumar.
  • Mantener un peso adecuado.
  • Tener una buena conciencia del suelo pélvico (conocer y reconocer los músculos del perineo) y una buena función perineal para su bienestar.
  • Adoptar un fortalecimiento "selectivo" de los músculos pélvicos.
  • Conocer cómo detectar los signos de debilidad muscular.
  • Evitar deportes de alto impacto en el suelo pélvico.
  • Evitar los pesos excesivos.
  • Mantener una vida sexual saludable.

Una primera valoración del suelo pélvico debe realizarse ya en los primeros meses de embarazo, alrededor del tercer mes, para, en caso de ser necesario, iniciar un programa de rehabilitación enseguida. El conocimiento del suelo pélvico contribuye a tener un enfoque holístico del proceso del parto, fomentando la participación activa de la mujer en las distintas fases del parto y en el período de expulsión.

BENEFICIOS DEL MASAJE PERINEAL DURANTE EL EMBARAZO

A lo largo de la vida, el suelo pélvico de la mujer experimenta muchos cambios y acontecimientos estresantes. El embarazo, el parto, los aumentos crónicos de la presión abdominal por trabajos o deportes pesados, el estreñimiento o la tos crónica, la predisposición familiar o simplemente la aparición de la menopausia pueden comprometer su integridad, con repercusiones en su funcionamiento. 

 

El masaje perineal permite, por tanto, una dilatación gradual del canal vaginal y de los músculos contraídos que lo rodean. El masaje puede proponerse como una ayuda válida para restablecer la microcirculación, favorecer la relajación y la conciencia de esta zona, mejorar la impedancia de los tejidos y actuar como un método válido para aliviar el dolor. Se trata de aprender a hacer un masaje con aceites de origen natural. Un perineo elástico reduce significativamente el porcentaje de episiotomías


El masaje perineal aporta una serie de beneficios para la mujer, entre ellos:

  • Mejora la elasticidad de los tejidos.
  • Aumenta el flujo sanguíneo.
  • Oxigena los tejidos perineales.
  • Reduce la probabilidad de sufrir laceraciones espontáneas o recurrir a episiotomía durante el parto.

CÓMO REALIZAR EL MASAJE DE PERINEO DURANTE EL EMBARAZO

Antes de comenzar es necesario buscar un ambiente tranquilo y asumir una posición relajada, semisentada con las piernas flexionadas y separadas. Presta atención a la higiene de manos para evitar crear infecciones y alterar el bienestar de la zona. Debemos utilizar productos que respeten la piel y la sensibilidad de las mucosas. Existen en el mercado productos específicos o lubricantes naturales pero basta con que el aceite utilizado sea natural, sin fragancias añadidas como el aceite de oliva, el aceite de almendras dulces o el de brotes de trigo, todos ellos ricos en propiedades nutritivas, hidratantes y elastificantes.


A continuación le indicamos cómo hacer usted mismo un masaje perineal:

  1. Realiza el masaje exclusivamente en la zona baja (de 3 a 9 horas) con un movimiento firme pero delicado.
  2. Con el pulgar en la vagina, realice movimientos circulares, subiendo por los labios mayores.
  3. Aplica presión con el pulgar en el borde de la vagina hacia el cóccix y realiza una presión radial: de 3 a 9 horas. Trata de mantener la presión deteniendo la práctica si se vuelve desagradable. Insiste en las áreas que se perciben como difíciles (puntos gatillos).
  4. Realizar estiramientos radiales a lo largo de la posición de las 3-9 horas, manteniendo la presión ejercida y deslizando el pulgar hacia afuera.
https://www.chicco.es/dw/image/v2/BJJJ_PRD/on/demandware.static/-/Sites-Chicco-Spain-Library/es_ES/dw1d4aefc7/site/13-Consejos/Articulos/el-embarazo/masaje-perineal/MASAJE_SUELO_PELVICO_1440X810.jpg

Esto permite a la mujer tener herramientas disponibles para redescubrirse a sí misma, para resentirse armonizando los sistemas vinculados al perineo, desde la micción, hasta la defecación y la sexualidad.

¿CUÁNDO EMPEZAR A REALIZAR EL MASAJE PERINEAL DURANTE EL EMBARAZO?

Es aconsejable empezar a partir del cuarto mes de embarazo, alrededor de la semana 34 a 36, una o dos veces por semana durante unos diez minutos, aumentando progresivamente la duración, para luego realizar diariamente los masajes alrededor de la semana 37.