Moda

Un zapato para cada edad

Cómo escoger el calzado adecuado según la etapa de crecimiento del niño

come-scegliere-la-scarpina-giusta

Aquí tienes algunos consejos para elegir un calzado que se acomode al desarrollo fisiológico del pie y que acompañe al niño en sus primeros pasos descubriendo el mundo.

En los primeros meses de vida, antes de que el pequeño empiece a experimentar con el movimiento, el calzado solo tiene un valor estético, además de proteger el pie del frío y los golpes. El calzado cobra mayor importancia a medida que el niño crece: debe permitirle apoyar los pies cómodamente en el suelo y favorecer un aprendizaje progresivo de la correcta pisada.

Hemos elaborado una lista de algunas de las características que deben tenerse en cuenta a la hora de elegir el calzado correcto: en el nacimiento, a los nueve meses y a los doce meses.

Cómo elegir un calzado para los primeros meses de vida.

Para los recién nacidos, el calzado tiene un propósito meramente estético y protector; por este motivo, el aspecto más importante a considerar son los materiales.

En los primeros meses de vida del bebé, el calzado debe ser blando, ligero y sin sujeciones y tiene que estar fabricado con materiales flexibles y transpirables. Lo ideal son las formas redondeadas para que los deditos se muevan libremente y la boca ancha para que el pie entre con facilidad.

Cómo elegir un zapato para los 9 meses.

En torno a los 9 meses, el bebé empieza a gatear y a explorar el entorno que le rodea. En esta edad, el calzado debe permitir que el pie se mueva con libertad y garantizar flexibilidad y sensibilidad a la superficie sobre la que se apoye.

Es importante elegir un calzado ligero con una suela blanda y muy flexible en puntos específicos. La idea es que favorezca el movimiento natural del piececito en los primeros intentos del bebé de moverse y gatear.

 

Cómo elegir un zapato para los 12 meses.

En torno a los 12 meses, el niño empieza a dar sus primeros pasos, a experimentar una forma nueva y excitante de independencia.

Con los primeros pasos, el pie empieza a recibir estimulación plantar y se fortalece el músculo, lo que ayuda a la correcta formación del arco. Es en esta fase cuando el bebé aprende poco a poco la dinámica de caminar.

Para niños de esta edad, elegiremos un calzado flexible con una plantilla que estimule suavemente la suela del pie, como ocurre cuando el pequeño anda descalzo por superficies desiguales.

La plantilla es uno de los elementos clave a la hora de elegir el calzado: debe favorecer el correcto movimiento del pie en la pisada.

La plantilla debe ser flexible, con distintos grosores en cada zona y con hendiduras y pliegues que favorezcan el movimiento natural de la pisada y la flexión fisiológica del pie al caminar.

Teniendo en cuenta que en los primeros años de vida el pie del bebé es fisiológicamente plano, no se debe utilizar soporte plantar hasta los 3 o 4 años de edad. Y después, solo si lo recomienda el médico. 

También podría interesarte...

Temas relacionados...

Artículo

Artículo

Artículo