Descanso

La importancia de la succión

Un instinto natural que reconforta al bebé.

benefici-del-succhietto

Para los bebés, succionar es un instinto natural que puede tener un efecto calmante y relajante en el bebé, evitando que se prolongue el llanto.

Además de ser esencial para alimentarse, el acto de succionar tiene una serie de efectos positivos que justifican el uso del chupete.

Los pediatras recomiendan usar el chupete durante el sueño pues puede reducir el riesgo de SMSL.

 

Calma y da serenidad al bebé.

Succionar estimula la producción de serotonina en los niños, una hormona que regula el estado de ánimo y el sueño, y que favorece la calma y la serenidad en los bebés. Por este motivo, más allá de su función nutricional, succionar aporta confort al bebé y le ayuda a relajarse, sobre todo antes de irse a la cama.

 

La boca del bebé y su desarrollo

Según los estudios realizados por el Comité Científico SIDO y el Centro de Investigación Infantil de Chicco, el uso correcto del chupete en los primeros años de vida estimula la actividad neuromuscular, por lo que contribuye al correcto desarrollo de los músculos de la cara y la lengua y, por tanto, del aparato masticador y de la boca en general. De ahí la importancia de elegir un chupete con una tetina ortodóntica, que se adapte perfectamente a la boca del pequeño y garantice la posición correcta de la lengua. No en vano, la correcta presión de la lengua contra el paladar, sobre todo en los lados, contribuye a la formación adecuada de este último, creando espacio suficiente para que los dientes crezcan bien.

 

El chupete: cómo y durante cuánto tiempo.

El uso del chupete durante la lactancia puede ser una herramienta muy valiosa para el bebé en sus primeros meses de vida. Después, en torno a los 24 meses, empezaremos poco a poco a disuadir su uso. El Ministerio de Sanidad aconseja retirar el chupete a los 36 meses. Es importante saber usar correctamente el chupete: nunca hay que mojarlo en sustancias dulces, por ejemplo, (podría provocarle caries) ni dárselo al niño en cuanto empiece a llorar. No olvidemos que el llanto es la forma que tiene el bebé de comunicarse. Silenciarlo con el chupete es lo mismo que no escucharle.

También podría interesarte...

Temas relacionados...

Artículo

Artículo

Artículo