REBAJAS VERANO CHICCO

Aprovéchate de esta oportunidad.
Localiza tu tienda más cercana.
¡Corre que se acaban!

Es mejor esterilizar

Todo lo que entra en contacto con la boca del niño deberá estar bien limpio y esterilizado, en especial los biberones y las tetinas.

file

Recuerda que la leche favorece el desarrollo de gérmenes que pudieran originar molestias intestinales o de la cavidad oral. Por esta razón es absolutamente necesario limpiar en profundidad biberones y tetinas inmediatamente después de la toma, cuando las bacterias de la leche se desarrollan muy rápidamente. Deberás limpiar el biberón, la tetina y los accesorios con agua templada y detergente líquido para cubiertos, cepillarlos con un cepillo específico y aclararlos muy bien. Una vez llevada a cabo esta limpieza profunda, podrás empezar con la esterilización.

 

En los primeros meses de vida la esterilización es indispensable, porque el niño tiene escasas defensas inmunitarias y todo lo que entra en contacto con su boca puede ser un vehículo de infecciones: tetinas, biberones, chupetes, pequeños juguetes.

 

Podrás emplear el método que más te guste.

 

La esterilización en frío se efectúa añadiendo productos líquidos al agua en la que se sumergen los objetos a esterilizar.

 

El método en caliente se sirve del poder de desinfección del vapor a alta temperatura. Los objetos se colocan en un aparato eléctrico que produce vapor o en un recipiente que luego es introducido en el horno de microondas. No olvides utilizar también las toallitas limpiadoras, en especial cuando vayas a salir de casa.

 

Las ventajas de la esterilización en frío son de tipo práctico, no hacen falta enchufes de corriente ni aparatos especiales para llevarla a cabo en cualquier situación. La esterilización en caliente es rápida y natural, además no contempla el uso de sustancias químicas.