50% en una selección de juguetes

Aprovéchate de esta oportunidad del 1 de junio al 31 de julio. Participar es muy sencillo y podrás hacerlo en 3 pasos.

Puedes darle el pecho y alternar con el biberón

A veces es preciso integrar la leche materna con la leche de fórmula…

file

Sin duda la lactancia al pecho es lo mejor para el recién nacido, pero cuando surgen dificultades, por ejemplo si la leche materna no es suficiente para saciarlo, se puede reforzar la toma añadiendo un biberón de leche de fórmula posterior. En este caso se habla de lactancia mixta, la cual permite alimentar de forma correcta al niño, mientras la leche materna continúa aportando sus beneficios.

 

El biberón es de gran ayuda también si necesitas sacar tu propia leche con un sacaleche, para ofrecérsela después a tu hijo.

 

La lactancia mixta puede ser de dos tipos:

 

1. LACTANCIA COMPLEMENTARIA

En cada toma, el bebé se alimenta con la leche materna hasta que puede, y se refuerza la toma con leche artificial en biberón. Este tipo de lactancia ofrece la ventaja de mantener activa la producción de leche, estimulada por la succión frecuente.

 

2. LACTANCIA ALTERNADA

Prevé una toma exclusivamente con leche materna y la toma siguiente exclusivamente con leche del biberón. Es un tipo de lactancia cómoda para ti, ya que dispondrás de más tiempo para ti misma o para el trabajo; sin olvidar que la succión menor por parte del bebé influye negativamente en la producción de leche, haciendo que ésta se retire antes.

 

Si estás alimentando a tu bebé con lactancia mixta, será conveniente que escojas un biberón dotado de tetina con características lo más parecidas a las de tu pecho, de manera que el bebé consiga alimentarse bien a pecho o bien a biberón sin que surjan dificultades en la alternancia.