50% en una selección de juguetes

Aprovéchate de esta oportunidad del 1 de junio al 31 de julio. Participar es muy sencillo y podrás hacerlo en 3 pasos.

Mimos para comunicar

Los mimos y las caricias son el primer medio de comunicación afectiva entre el niño y su mamá, al tiempo que refuerzan el vínculo entre ambos.

file

El tacto es uno de los sentidos más importantes: el primero en desarrollarse, puesto que lo encontramos en la vida del embrión. En los primeros meses el recién nacido, a través de la exploración táctil de su cuerpo, las caricias y el contacto diario con la madre, toma conciencia de su realidad corporal.

 

Además de ser un instrumento de percepción física, el tacto asume un papel importante en la esfera de las relaciones afectivas. La capacidad de la epidermis del bebé a la hora de percibir los estímulos sensoriales y todos sus significados emocionales es realmente excepcional y gracias al contacto “piel a piel” con su mamá se establece un vínculo único y exclusivo entre los dos. A tu hijo le encanta ser acariciado y abrazado… no debes tener miedo de mimarle demasiado; los mimos para él no son un capricho sino un consuelo, del que está absolutamente necesitado.

 

Sin duda una experiencia útil y estimulante, para comunicarte con tu pequeño favoreciendo su relación con el mundo exterior es el masaje infantil. Se trata de una antigua tradición presente en muchas culturas, en las que se considera el lenguaje no verbal más accesible para el recién nacido, una manera de detectar precozmente sus necesidades físicas y afectivas, con el fin de entablar con él un vínculo especial y al mismo tiempo indisoluble.