REBAJAS VERANO CHICCO

Aprovéchate de esta oportunidad.
Localiza tu tienda más cercana.
¡Corre que se acaban!

Un biberón lleno de amor

El niño alimentado con el biberón es capaz de sentir el contacto y el amor de su mamá, como le sucede cuando toma el pecho.

file

El cambio a la lactancia artificial, en especial cuando no se trata de una elección sino de una necesidad, no deberá ser vivido por la mamá como la incapacidad de atender a su hijo o como una derrota, ya que lo más importante es que el niño se sienta querido y esté alimentado. De ahí lo importante de que la toma con el biberón siga las mismas pautas que la lactancia al pecho: el ambiente deberá ser sosegado y relajado para que el bebé sienta el contacto con su mamá y su amor. El momento de la toma representa, de hecho, un conjunto de emociones, comunicación, amor y ternura al que no hay que renunciar.

 

Después de las primeras semanas, también el papá podrá vivir la emocionante experiencia de darle el biberón a su hijo.

 

La lactancia representa una ocasión única para que el papá conozca a su pequeño, aprenda a relacionarse con él y favorezca el establecimiento del exclusivo vínculo padre-hijo. Además, eso ayudará a atenuar el sentimiento de celos, exclusión y abandono que a menudo sufre el neo-papá.