Chicco Shop Club

Te aportará importantes ventajas y promociones exclusivas. Regístrate y consigue 5€ de dto. ¡Entra ahora!

Cuando está taponada la naricita

Liberar la nariz de la mucosidad en exceso asegura una respiración normal, un sueño tranquilo y evita la pérdida de apetito.

file

Las enfermedades por enfriamiento son frecuentes en los niños debido a cambios de temperatura o, muy a menudo, consecuencia de virus con los que el pequeño entra en contacto en los espacios cerrados de la guardería. En caso de resfriado hay que ayudarle a tener la naricita lo más despejada posible para que pueda respirar bien, dormir sin problemas y alimentarse sin dificultades. Es evidente que los bebés no saben sonarse la nariz, debemos utilizar entonces los frascos de solución fisiológica y, recurrir al aspirador nasal si la nariz está muy tapada. La solución fisiológica, delicada y respetuosa con la mucosa nasal, ablanda el moco y favorece su expulsión, mientras que el uso del aspirador ayuda delicadamente a despejar la naricita. De ese modo el pequeño volverá a respirar bien y no tendrá complicaciones derivadas de la proliferación de gérmenes y bacterias en las vías respiratorias.