Chicco Shop Club

Te aportará importantes ventajas y promociones exclusivas. Regístrate y consigue 5€ de dto. ¡Entra ahora!

Un marsupio para estar más cerca

EI marsupio permite un contacto físico estrecho: positivo para los padres, reconfortante para el niño... gratificante para todos

file

El uso del marsupio permite un contacto físico estrecho entre madre e hijo, lo cual es positivo para ambos, sobre todo en las primeras semanas de vida: cuando los dos echan de menos la intensa relación vivida durante el embarazo. 

Siempre que el niño haya nacido a término y no tenga problemas de salud, usar el marsupio desde el primer día aumenta la sensación de bienestar entre él y su figura de referencia, gratificando a ambos. Utilizar el marsupio influirá en la madre, liberando efectos positivos, inmediatos y duraderos. Estar en contacto directo con el hijo unas horas al día contribuye a acrecentar el deseo de cuidarle, aumenta su seguridad, junto con su confianza en la capacidad que tiene para entender y satisfacer las exigencias del pequeño.

Para el papá utilizar el marsupio significa disfrutar de la oportunidad única e irrepetible de estar en estrecho contacto con su niño y de conocerse mutuamente. Los efectos beneficiosos de esta experiencia son análogos a los que se dan con la madre; es un momento de intimidad con el hijo,  una ocasión importante para emprender con él un proceso de enriquecimiento recíproco, cuyo fin será el reconocimiento precoz del padre como figura significativa… se está creando el vínculo afectivo padre-hijo.